<IMG SRC="nonflash.gif" width=770 height=136 BORDER=0>

Servicios
Médicos
ONG
Pocho venezuela
Odontólogos
Enfermeras
SPA/ Rehabilitación
Ambulancias
Farmacias
HCM
Lab. Clínicos
Lab.Farmacéuticos
Clínicas y CM
Ópticas
Distribuidoras
Insumos y Equipos Médicos
Eventos Cientificos

Artículos
Para Médicos »
Para Pacientes »
Donar/Vender
Resumenes
Eventos
Noticias
Quienes Somos
Su Opinión
Entrar
Identificación
Palabra Clave
- Registrese aqui
   * Olvidé mi clave

  NOTICIAS

  • Unifertes: Las mujeres ligadas pueden tener bebés por FIV
  • Leer más

  • Plan de créditos personales para el financiamiento de cirugías estéticas
  • Leer más

  • Como ponerse en contacto con Portalsalud
  • Leer más


    Noticias 1 --» Subcategoría única 

    Hacer horas extras laborales perjudica la salud
     

    ENFERMOS POR EL TRABAJO (I)
    Las horas extras perjudican la salud

    ÁNGELES LÓPEZ (elmundo.es)


    El 1 de mayo de 1886 un grupo de obreros textiles de Chicago se manifestó para exigir unas condiciones laborales justas. Esa movilización le costó la vida a cientos de personas. El logro conseguido, una jornada laboral de ocho horas, parece haberse difuminado con el tiempo. Cada vez son más los empleados que estiran sus horarios y los empresarios que solicitan horas extras para sus negocios. Pocos son conscientes de que con esas medidas se pone en juego la salud del trabajador.


    No importa si la labor se desarrolla en la construcción, en un periódico o en un hospital. Si se pasa más tiempo del debido en el trabajo, las lesiones pueden minar la salud del empleado independientemente del sexo, la raza, la ocupación o la edad del individuo.

    En Europa existe una legislación que regula los derechos de los trabajadores. Entre otras medidas se establece el periodo de vacaciones anuales remuneradas o la duración máxima del tiempo de trabajo semanal en un máximo de 48 horas. Sin embargo, en países como Estados Unidos desde la década de los 70 se está imponiendo una tendencia a incrementar el número de horas que el asalariado destina a su quehacer diario.

    Los españoles se sitúan en un término medio en torno a la duración de la jornada laboral dentro del marco europeo. Así, los acuerdos colectivos fijan en 38,5 horas el tiempo que una persona trabaja como media en nuestro país. Por lo general, los nuevos 10 miembros de la UE presentan una jornada más larga. En cambio, países como Francia, Reino Unido u Holanda presenta unos horarios inferiores a las 38 o 37 horas, según un informe del Observatorio de Relaciones Industriales Europeas.

    Más de un estudio había analizado hasta la fecha la relación entre el trabajo y la aparición de hipertensión, enfermedades cardiovasculares, fatiga, estrés, lesiones musculoesqueléticas, etc. Sin embargo, pocas investigaciones se han centrado en averiguar si la causa de estos trastornos se encuentra en el tipo de profesión, en el tiempo empleado o si la frecuencia de lesiones varía en función de la población evaluada.

    Para averiguar estos factores, investigadores de la Universidad de Massachusetts (EEUU) recogieron datos de 1987 a 2000 procedentes de 110.236 empleados. Durante ese tiempo se registraron 5.139 lesiones o enfermedades relacionadas con el trabajo. De éstas, más de la mitad se produjeron en trabajos cuyo horario era muy extenso o que exigían realizar horas extras.

    A más tiempo, más lesiones

    En su análisis, publicado en la revista 'Occupational and Environmental Health', los autores han observado que los trabajadores que hacen horas extras son un 61% más propensos a sufrir heridas o enfermedades. Además, el factor tiempo es independiente de la edad o del sexo del empleado.

    En cuanto a la jornada laboral, aquellas que se prolongan más de 12 horas diarias aumentan las posibilidades de lesión más de un tercio. Las horas acumuladas también cuentan, ya que si el asalariado trabaja 60 horas a la semana su riesgo de enfermar es un 23% mayor.

    Aunque los empleados en fábricas, los que manejan maquinarias y los comerciales son los trabajadores que más accidentes o enfermedades registraron durante el tiempo del estudio, el factor clave para explicar estas lesiones ha sido el tiempo dedicado al trabajo no el tipo de oficio.

    Los trastornos que con más frecuencia aparecen en los empleados son las lesiones musculoesqueléticas, los cortes y hematomas, los traumatismos, fracturas y quemaduras y otras enfermedades profesionales, así como alteraciones del sistema nervioso.

    La profesora Dana Loomis, del departamento de Epidemiología de la Universidad de Carolina del Norte (EEUU), explica en un editorial publicado en la misma revista que este estudio es interesante porque busca el origen de los accidentes. "Los resultados ponen la atención en la actual tendencia del mercado laboral [...] Los trabajadores americanos (y muchos otros en el mundo) se han pasado más tiempo trabajando desde que se ha intensificado la competición global".

    En esta investigación no se ha analizado por qué se producen más lesiones cuanto mayor es el tiempo que se dedica al trabajo. Sin embargo, los autores apuntan a que por un lado se está más en contacto con los factores de riesgo propios de cada oficio (como los instrumentos peligrosos) y, por otro, la fatiga y el estrés acumulados a lo largo del día pueden afectar a la persona y condicionarla a tener más errores y accidentes.

    Iniciativas como las de la Unión Europea y otros gobiernos para regular el tiempo de la jornada laboral son secundadas por estos investigadores como una buena opción para asegurar la salud de los trabajadores.

    ENFERMOS POR EL TRABAJO (II)
    Guía de la salud laboral

    ÁNGELES LÓPEZ (elmundo.es)

    A pesar de que la seguridad y las medidas higiénicas han mejorado en el entorno laboral de los españoles en los últimos años, todavía son muchas las personas que sufren accidentes o desarrollan enfermedades relacionadas con su oficio. Según la última encuesta nacional de condiciones de trabajo, para reducir el número de lesiones y patologías es fundamental establecer y llevar a cabo unas normas básicas de prevención.

    El 79,3% de los empleados manifiesta que tiene molestias relacionadas con las posturas y esfuerzos derivados de su trabajo. Un porcentaje similar (73,7%) de los asalariados confiesa que percibe un cierto riesgo de sufrir un accidente en su puesto laboral debido principalmente al "exceso de confianza o de costumbre", según los datos del informe publicado en octubre de 2004.

    En cuanto a los contaminantes químicos, en los últimos años ha aumentado el número de empleados que confiesa manipular (un 22,3%) o respirar (un 19%) sustancias nocivas o tóxicas. No obstante, la mayoría de ellos conoce los efectos de estos productos para la salud.

    Por otro lado, la carga mental a la que el trabajador está sometido es cada vez mayor. De esta forma, el alto grado de concentración, "un ritmo de trabajo elevado", o la "cantidad" de tareas son factores que para el 5,1% de los empleados supone un coste psicológico. Los síntomas que estas personas desarrollan debido a esa presión laboral suelen ser alteraciones del sueño, cansancio, dolor de cabeza, falta de concentración, irritabilidad, etc.

    Estas condiciones hacen que, con respecto a 1999, se haya detectado un mayor número de enfermedades o lesiones entre los trabajadores españoles. Un 5,3% de las personas que desarrollan su labor en el sector servicios manifiesta sufrir síntomas compatibles con cuadros de estrés. Sin embargo, las consultas más frecuentes realizadas a los médicos están relacionadas con dolores de espalda y cuello.

    Una forma de evitar situaciones perjudiciales para la salud es que el trabajador y la empresa tomen medidas que fomenten la seguridad y el bienestar del profesional. Los siguientes consejos son algunas estrategias que se deben tener en cuenta si se quiere evitar accidentes y mantenerse sano:

    Cumplir un horario: el hacer horas extras o realizar una jornada laboral excesiva conlleva un mayor número de accidentes y lesiones.

    Las zonas de paso y las salidas deben permanecer sin obstáculos.

    El lugar de trabajo debe estar limpio y ordenado.

    Si se manejan cargas, la espalda debe mantenerse recta y los pies firmemente apoyados.
    Ante cualquier anomalía eléctrica es conveniente avisar al equipo de mantenimiento en lugar de intentar solucionar el problema.

    En un mismo enchufe no se deben conectar varios aparatos eléctricos.
    Si en el trabajo se manipulan productos químicos hay que utilizar las protecciones adecuadas y tener a mano el teléfono de urgencias toxicológicas (91 562 04 20).

    Si la jornada laboral se desarrolla delante de un monitor: la espalda debe estar recta, el asiento debe regularse, la pantalla no debe mostrar reflejos, la distancia mínima de los ojos al ordenador o televisión debe ser 40 cm y tras dos horas de trabajo se debe cambiar de posición.

    Los profesionales que empleen un vehículo como medio de trabajo, deben respetar las normas de seguridad vial y llevar puesto el cinturón de seguridad.

    El estrés puede evitarse o reducirse si se planifican las tareas adecuadamente, estableciendo las de mayor carga de trabajo al comienzo de la jornada y llevando a cabo periodos de descanso.
    El empresario debe mantener el lugar de trabajo en unas correctas condiciones: instalaciones eléctricas, calefacción, extintores o tuberías deben ser revisados periódicamente y puestos al día para fomentar la seguridad en el entorno laboral.

    Por último, es recomendable llevar a cabo las pruebas médicas rutinarias establecidas por el servicio de prevención de la empresa. Si el trabajador es autónomo, debe vigilar periódicamente su salud, es la mejor forma de prevenir la aparición de enfermedades o atajar a tiempo algunos trastornos.

     
     

    Copyright ©2005 PORTAL SALUD


    PedroP.gif

    smid.jpg

    Insumos y Equipos Médicos
    INSUMOS Y EQUIPOS
    MEDICOS

    sudoku.gif

    Unidad de Rehabilitación Integral

    Unidad Quirurgica Esmeralda

    GIFFARJA.gif

    Grupo Odontológico Atlanta

    publicacion.jpg

    SaluddeEstado1.gif

    BannerAS_1.gif

    Check Page Rank